Ella era mi persona…

soy tu persona

Era el 2005, iniciaba la preparatoria y en el primer día de clases conocí a una chica. Ella era genial y congeniábamos en muchas cosas, creí que había encontrado a mi mejor amiga… Estaba en un tremendo error.

Eramos inseparable, todo lo hacíamos juntas, teníamos tantos recuerdos y habíamos vivido tantas experiencias juntas. Todo era genial si lo veías desde afuera; pero no lo era del todo.

Yo siempre estuve para ella, en cada día jodido que tenía yo era la primera que estaba para darle la mano y hacerla subir a la cima otra vez, pero cuando yo necesitaba de su apoyo y cariño ella no estaba para mi, simplemente era otra persona más juzgándome y restregándome mis errores.

(Estoy casi segura que si nos encontramos en estos días, no tendrías ni la menor idea de porque dejamos de ser amigas, tal vez dirías que fue mi culpa, porque claro la pinche loca y dramática siempre he sido yo.)

Se suponía que seriamos amigas para siempre, hasta que fuéramos unas ancianas, pero tu lo preferiste a él, al otro chico, después al siguiente que llegó y por ultimo con el que te encuentras en este momento. Era más tu necesidad de tener a  “alguien que te quisiera” pero ya tenias a alguien, a tu mejor amiga que aguantaba que fueras una egoísta de mierda

No es que te quiera echar en cara todo lo mal que hiciste en nuestra amistad después te tanto tiempo, porque sabes que siempre te lo dije en la cara, pero es bueno desahogarme y dejarte ir. Darme cuenta que nunca volveremos a ser amigas y que nada sera como antes. Guardaré cada uno de tus secretos, porque no me interesa estar ventilando las intimidades de alguien a quien quise mucho.

Sólo me queda agradecerte por 10 años de amistad, serían más, pero en 3 años no he sabido nada de ti, excepto lo que “Facebook” me cuenta y al final viene siendo nada, así que espero que seas muy feliz, con él, con la pendeja esa que ahora es tu amiga y con tu vida.

Cuídate mucho, se feliz, siempre te querré, porque tu eras mi persona.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Ser egoísta

Durante mucho tiempo odie la palabra “egoísta” creí que esa palabra te definía como una persona “mala” e incapaz de sentir cariño o afecto por otros. Pero con el paso de los años, descubrí que no era así.

Cuando alguien se convierte en una persona egoísta es porque ha sufrido demasiado y es momento de ver por ella y por nadie más. O al menos eso fue lo que pasó conmigo…

me

Casi toda mi vida, me la pase cuidado de mis amigos, familiares, ex parejas y conocidos, siempre ponía sus intereses antes que los míos, los apoyaba en cada problema que tenían y siempre fui ese hombro disponible para que ellos pudieran llorar, el dicho dice que: siempre tienes que dar sin esperar nada a cambio. ¿Neta?, es horrible no poder recibir ni la cuarta parte de lo que tú has dado.

Siempre he sido una persona capaz de decir NO, pero ese no era el conflicto, lo que tenía que decirle a todas esas personas era: NECESITO MÁS DE TI; más atención, más cariño, más amor, más respeto.

El problema es que cuando lo dices, ellos no están dispuestos a dar ese más y tú no estás dispuesto a seguir aguantando y por eso viene un ADIÓS, es el momento de ser egoísta y prestarte atención a ti, a la única persona que estará contigo y siempre te querrá.

El egoísmo no es algo malo, ni te hace una persona cruel o negativa, simplemente es la herramienta que te ayuda a ser mejor persona contigo y cuando lo logres podrás serlo con las demás personas y ellas contigo.

La mayoría de las veces no es fácil sacar a alguien de tu vida, pero es necesario; ya que probablemente son personas negativas y que te estén estancando. No debes estar rodeada de personas que no harían las mismas cosas que tú harías por ellos.

No dejes que nadie te aparte de tus sueños, que te diga que no puedes o no debes hacerlo, que no estás hecha para ello, si te lo propones tu puedes hacerlo.

Analiza tu interior, sana esas heridas y empieza de nuevo. No esperes nada de nadie y espera todo de ti. Disfruta cada momento, cada logro, cada decepción, cada sonrisa y poco a poco la felicidad llegará

MERECES SER FELIZ, MERECES AMOR Y MERECES TENER TODO LO QUE TE PROPONES

El punto de todo esto, es que ahora creo que estoy obteniendo todo lo que siempre he deseado, ya que he luchado por ello y no he tenido nadie que me ate o me detenga. Fui egoísta y lo sigo siendo: DOY LO QUE RECIBO, ya sea de forma positiva o negativa y creo que puedo decir que estoy encontrando la verdadera felicidad conmigo misma.

 

Your is smart

Sola

Hace un par de meses, escribí esto para mi blog “personal”, pero creo que es necesario retomarlo…

He decidido estar sola por un tiempo. Y con sola, no me refiero a aislarme de las personas, sino a aislarme del amor de pareja y las “mariposas” en el estómago, para concentrarme en mí y crecer como persona.

He decidido dedicar más tiempo a lo que me apasiona, a mis amigos y familia. Leer más, escribir más (especialmente la tesis) bailar más, cantar más, sonreír más, ser feliz por mí misma.

He decidido depurarme de lo que y de quienes me hacen daño: malos hábitos, malas actitudes, malos pensamientos y “MALAS PERSONAS”.

He decidido dar lo que recibo.

No he decidido estar sola por depresión, ni por amargada, moda, o porque rompieran cruelmente mi corazón.

El hecho de que decida estar sola, no significa que cerraré las puertas de mi corazón.

Porque estar sola no es ser una persona apática, sino una persona que aprende a conocerse a si misma y de este modo se relaciona con personas que en verdad valen la pena.

Por esto te aconsejo que no busques a alguien para llenar tu soledad, es la peor cosa que puedes hacer. Temer a la soledad, es la muestra más clara de miedo y disgusto hacia ti. Es no saber que la felicidad se encuentra en ti, y no en otras personas u objetos.

Estoy sola, porque quiero. FIN